Make your own free website on Tripod.com

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       


                    GASTRONOMIA DE GUADALAJARA

 

ChefPor siglos en Guadalajara se ha cultivado la gastronomía como un arte. Así se han conservado cientos de antiquísimas recetas, legado que da vida a exquisitos platillos típicos, muestra de la más auténtica gastronomía mexicana. Además Guadalajara imprime su toque en la variedad de especialidades internacionales que pueden degustarse en sus múltiples restaurantes.

En Guadalajara se dan cita los mejores manjares de las comarcas que la rodean: La Alcarria, la Campiña, la Serranía y la zona de los embalses. Sabrosos corderos y exquisitos cabritillos, finas truchas, suculentos cangrejos, suaves judías y sabrosas patatas, y la caza (perdices, codornices, conejos y liebres), además de las gachas y el morteruelo serrano que en Guadalajara es diferente al de Cuenca; y una rica y variada oferta de setas y los innumerables productos del cerdo. Todas estas meterias primas dan como resultado, tras su paso por los fogones, asados de cordero o de cabrito, caldereta o menestra de cordero, estofado de jabato, solomillo de ciervo, perdices escabechadas, estofadas o con judías, truchas cocinadas de mil formas, patatas con congrio, con huevos escalfados y setas (setas de cardo, por supuesto), platos que se pueden degustar en los múltiples restaurantes de la capital.

Esta gastronomía, fiel a sus tradiciones y basada ante todo en la calidad de sus productos, tiene además como estrella la miel, presente en algunas suculentas recetas y en sus postres: alajú, arrope, aguamiel, miel sobre hojuelas. El más famoso de los postres de Guadalajara son los bizcochos borrachos.

Guadalajara es, sin embargo, la zona menos afortunada de Castilla-La Mancha en cuanto a vinos, pero aunque no tengan Denominación de Origen, los vinos de la zona de Mondéjar-Cifuentes-Sacedón proceden de uvas cencibel y malvar y se caracterizan por su color rubí en el caso de los tintos y el oro pálido de los blancos. Si le ofrecen de "cosecha propia", no dude en aceptar.

Y, al final, aguardiente de Morillejo, que sirve para confeccionar diversos licorres, todos muy digestivos. En algunos restaurantes le ofrecen el dulzón y aromático vino de miel o hidromiel, realizado con milenarias fórmulas secretas en muchos pueblos de la Alcarria.

 

 

PRINCIPAL:

GUADALAJARA

GASTRONOMÍA

TRADICIONES